Decálogo y UAS en Emergencias Sanitarias

Por

Concepto

La literatura científica establece la necesidad de fundamentar la asistencia a las emergencias sanitarias en base a planes, protocolos y procedimientos, instaurando esta metodología desde la base, desde el inicio del diseño del propio sistema integral. Resulta por tanto conveniente sistematizar y optimizar la respuesta de los recursos móviles sanitarios en el medio prehospitalario y así instaurar una planificación táctica de la asistencia en patologías tiempodependientes.

El Decálogo Prehospitalario presenta una estructura secuencia de las fases que deben abordarse en el desarrollo de la atención a cualquier emergencia sanitaria. Debe ejecutarse de manera sistemática de principio a fin, desde los primeros momentos de la alerta hasta la finalización y reinicio de la demanda, pasando por la propia intervención sanitaria.

Fases

La estructura tradicional consta de 10 fases, que pasamos a resumir:

  • Alerta.- Estado expectante y proactivo de los recursos y profesionales del sistema. Contempla la premisa de disponer de recursos suficientes (personales y materiales) para la atención (formación adecuada, tareas de soporte y mantenimiento, acceso a canales de comunicación, etc).
  • Alarma.- Se produce la demanda asistencial por parte de la ciudadanía ante una situación de emergencia y se activan, previa  y movilizan, previa valoración y análisis, los recursos adecuados disponibles para su atención.
  • Aproximación.- Desplazamiento, de manera seguro, de los recursos al lugar del incidente y evaluación inicial de la escena.
  • Aislamiento y control.- Zonificación del lugar (garantizando la seguridad), control de acceso y comunicación al Centro Coordinador de la valoración y recursos necesarios.
  • Triaje.- Clasificación de víctimas (en el lugar) atendiendo a criterios de gravedad, pronóstico y recursos. Se emplean métodos estandarizados de asignación de prioridad y etiquetado de heridos/víctimas (código de colores).
  • Soporte Vital (básico y avanzado).- Asistencia sanitaria en base a guías de actuación técnica y terapéutica consensuadas con la mayor evidencia científica, considerando los recursos disponibles y tiempo-dependencia de las lesiones.
  • Estabilización.- Asistencia sanitaria preparatoria previa al traslado a centro hospitalario. No siempre es posible su ejecución, que se verá condicionada por la gravedad de las lesiones (ej. Necesidad de procedimientos quirúrgicos).
  • Transporte.- Traslado de víctimas y heridos a centro sanitario útil, empleando para ello el medio más apropiado, optimizando los recursos disponibles.
  • Transferencia.- Acto con entidad propia, en el que se da traslado de información clínica relevante a los profesionales del siguiente nivel asistencial hospitalario, que continuarán con la atención en este medio.
  • Reactivación.- Conjunto de procedimientos, que se inician tras finalizar la asistencia sanitaria, encaminado a restituir la disponibilidad de los recursos que han participado en la misma (ej. Limpieza, reposición de material y mediación).
uas en emergencias sanitarias

Estrategias

En Emergency Medical Drone, acumulamos décadas de experiencia en asistencia a Emergencias Sanitarias. Nuestros profesionales han vivido día a día la secuencia sistemática del Decálogo Prehospitalario en todas y cada una de sus intervenciones y conocen las dificultades y fortalezas de esta metodología.

Estamos plenamente convencidos de que todas las fases de este decálogo admiten posibilidades de mejora y enriquecimiento gracias al empleo de tecnologías UAS (drones) que, sin duda, contribuirán a mejorar la calidad asistencial.

La planificación táctica de la intervención en Emergencias Sanitarias puede beneficiarse mediante la redacción de mapas de riesgo (generales o específicos), empleándose para su elaboración Sistema UAS. La dotación de recursos materiales para los almacenes de las bases de los equipos de emergencias puede verse complementada con envíos de medicación y material sensible a través de sistemas de envío con drones. Así mismo el análisis crítico de ejercicios prácticos simulados, empleando registro gráfico y multimedia con drones, puede ayudar a extraer información valiosa para la formación de los profesionales.

También podemos mencionar las facilidades que podrían aportar el empleo de Aeronaves no Tripuladas para localizar rutas de acceso y evacuación ante la declaración de una emergencia sanitaria, o el seguimiento aéreo de recursos móviles. Al igual que la valoración del escenario del incidente y evaluación de riesgos con apoyo de imágenes aéreas gracias a estos sistemas tripulados en remoto.

La obtención de información relevante para la valoración clínica, a través de las cámaras y sensores embarcados en aeronaves dron, puede resultar decisiva para el apoyo en la toma de decisiones y el triaje. Especialmente en escenarios complejos en los que no se puede acceder a la zona de impacto y los primeros intervienes sanitarios permanecen en las inmediaciones del lugar hasta que la zona haya sido asegurada.

El uso de UAS con sistemas embarcados de megafonía, así como con dispositivos para cargar y transportar objetos, permite el envío de material sanitario de primera intervención e incluso la emisión de mensajes audio con consejos sanitarios para su aplicación de emergencia por los propios heridos que hayan podido ser reclutados, cuando todavía no se tenga acceso físico al lugar del incidente.

El Streaming de imágenes aéreas registradas con las cámaras de estos sistemas será de gran utilidad a los Centros Coordinadores de Urgencias y Emergencias. Así mismo, será una información muy valiosa para los propios servicios hospitalarios que podrán recibirla, incluso antes de que los pacientes sean trasladados.

Concluimos así un repaso, inicial, a las fases del Decálogo Prehospitalario de los Sistemas Integrales de Emergencias y a los potenciales usos y beneficios de la tecnología dron. Muchos serán los retos y las dificultades que tendremos que alcanzar y sortear (legislación, formación, seguridad…) pero no podemos olvidar que tenemos la responsabilidad de hacer un uso racional, razonado y fundamentado de las tecnologías UAS en beneficio de la mejora a la atención de la emergencia sanitaria.

Imagen de portada

Thanks to Arny Mogensen for making this photo available freely on @unsplash 🎁